Nieve, regalos, un árbol propicio, Santa Claus… parece que solo existe un modo de celebrar la Navidad en el mundo; sin embargo, en muchos rincones y culturas el concepto de tan señaladas fechas conlleva otras curiosas costumbres igualmente aptas. Desde Austria a la India vamos conocer estas 5 costumbres navideñas más raras del mundo.

1. Austria

austria

Santa Claus es conocido por todos, pero no su hermano oculto: el demonio anti-Navidad Krampus, un personaje procedente de las leyendas de las montañas alemanas cuyo regalo para los niños que no se han portado bien es un buen escarmiento con un palo o rama. De este modo, cada 5 de diciembre, los hombres salen disfrazados a las calles y armados con un palo en las manos para golpear al resto y, de paso, pillarse una buena borrachera para celebrar las vísperas navideñas.

2. España

españa

Uno de los países que acumula el mayor número de tradiciones curiosas navideñas es España. Por ejemplo, en el típico Belén que simboliza el nacimiento de Cristo, una figurita de un hombre con las nalgas al aire y haciendo de vientre nunca falta camuflado entre el resto de los pastorcillos. Además, la noche del 31 de diciembre se suele vestir ropa interior roja con tal de asegurarte una buena noche y suerte para el nuevo año mientras que, en comunidades como Cataluña, la estrella de las Navidades es el caga tio (foto superior), un tronquito del que brotan regalos, caramelos o frutos secos.

3. Ucrania

ucrania

Cuenta la leyenda que una viuda negra que no podía abordar los gastos de la decoración navideña se despertó una mañana junto a sus hijos y descubrió un árbol de Navidad cubierto de arañas y telarañas. Poco después, al amanecer, el árbol se volvió de un color dorado que auguró buena suerte a tan lúgubre familia. Esta es la premisa de una leyenda popular ucraniana que ha llevado a todos sus habitantes a camuflar una araña envuelta en su red en el árbol de Navidad. Quien la descubra gozará de buena suerte durante el próximo año.

4. Irak

irak

Los asirios, también conocidos como católicos siríacos, celebran la Navidad en Irak durante los mismos días que el resto del mundo. Sin embargo, tras la misa de rigor, las familias permanecen fuera de sus casas leyendo la Biblia y creando una hoguera en la que queman arbustos con espinas. Si el fuego consigue consumir las espinas, esto será señal de buena suerte para el nuevo año. Poco después comen sopa de intestinos de vaca y gachas, dos platos exclusivos de estas fechas en Oriente Medio.

5. India

india

Si bien tan solo un 2.3% de población es cristiana en la India, la religión hindú cada vez se ve más atraída hacia las iglesias y celebraciones occidentales en las que, igualmente, se venera a una figura sagrada. La Navidad en India es posiblemente uno de los ejemplos más exóticos de esta fiesta, con árboles de mango y palmeras decoradas en lugar de los míticos pinos y picnics en los que se reparten tartas y caramelos en vez de la acogedora cena bajo un tejado nevado.

Estas curiosas costumbres de Navidad giran en torno a una celebración cuya base siempre es la misma: misas en la iglesia, reuniones familiares y una decoración concebida al gusto de cada entorno y desplegando su propia visión de una buena suerte que, esperan, les acompañe durante todo el año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.