Muchas veces nos dejamos guiar por nuestro estado de ánimo a la hora de visitar ciertos lugares o, al menos, idealizarlos desde la rutina. Y es que, cada lugar del mundo evoca una cierta inspiración, un humor, destinos para personas que buscan mejores y más rápidos sueños. Es por ello que, tanto si te sientes nostálgico, romántico o triste, tenemos para ti estos mejores destinos para viajar según tu estado de ánimo.

Nostálgico

NOSTALGICO

Muchas veces miramos atrás y nos acordamos de esas películas Disney que solíamos ver en familia, de los juguetes y sueños no cumplidos de viajar al mundo de la magia. Sin embargo, si puedes permitírtelo y, ademas tienes hijos, revivir esa nostalgia muchos años después es posible gracias a una visita a uno de los parque Disney.

En Disneyland París, donde además de montarte en las tacitas de Alicia en el País de la Maravillas podrás comer un bocado en Agrabah, te deleitarás con las parades o te contentarás con el mayor espectáculo para todo buscador de la nostalgia, el vespertino Dreams.

Romántico

ROMANTICO
Amas a tu pareja y sientes que, más allá de la rutina, ambos merecen una escapada en la que dar rienda suelta a la pasión y el romanticismo. Sueñas con París, sus vistas de la Torre Eiffel, las travesías en barco por el Sena y las calles coquetas de Montmartre, destino mítico de cualquier enamorado.

Sin embargo, también tienes otros destinos quizás menos tópicos como la isla griega de Santorini (la de mejores atardeceres del mundo), noches exóticas en un riad marroquí o una visita por la artística Florencia.

Cansado

CANSADO
Tu trabajo te tiene agotado, al igual que el tráfico, las comidas rápidas o los movimientos robóticos; necesitas vida y, ¿qué mejor opción que zambullirte en la calidez y dinamismo de Turquía? Un buen clima, bazares colmados de gente y colores, comidas estimulantes, bailes exóticos, mezquitas y demás apasionantes patrimonios e, incluso, un relajante baño en las aguas medicinales de Pamukkale con tal de sosegar el frenesí viajero.

Inquieto

INQUIETO
Necesitas algo totalmente nuevo, deleitarte con otras culturas, su historia y sus gentes, de modo que, ¿por qué no viajar a México? En este país no sólo podrás desentrañar ruinas mayas y aztecas, sino también buscar restos arqueológicos, sorprenderte con el arte de Frida Kahlo y Remedios Varo, estimularte con un picante que te darán ganas de más y, para relajarte finalmente, un baño en paraísos como Playa del Carmen o Playa Escondida.

Relajado

RELAJADO

Siempre llega ese típico momento en el que aprendes a deshacerte de esos problemillas innecesarios, disfrutas más con la soledad y la compañía de un buen libro o la práctica de disciplinas orientales como yoga o meditación. El mejor destino, como bien habrás intuido, no es otro que la India donde, si bien encuentras urbes y mercadillos frenéticos, lugares como Kerala (y sus cruceros), las estancias en un ashram o la visita de templos sagrados te volverán un individuo más chill que nunca.

Japón puede convertirse en otro lugar aún más propicio gracias a su cierto hermetismo y una atmósfera zen que flota entre sus bellos enclaves naturales.

Agobiado

AGOBIADO
Acabas de terminar una relación, tienes muchos problemas familiares o, simplemente, te agobia el no saber qué hacer con tu vida. Necesitas un lugar perdido, sosegado y, al mismo tiempo, dinámico, con tal de distraerte. ¿Qué tal Australia? En el país de los canguros puedes viajar mediante la Work Visa, perderte en islas como Kangaroo Island o el mismo desierto, deleitarte con los fondos de la Gran Barrera de Arrecife o festejar el Fin de Año en Sydney para repetirte a ti mismo que, este año, a pesar del turbio comienzo, fue fantástico.

Altruista

ALTRUISTA

Muchas veces atravesarás esa etapa existencial en la que te das cuenta de que necesitas dar, ayudar a otras personas y olvidarte de ti mismo. Es entonces cuando te planteas viajar a países que necesitan de tu ayuda.

Las opciones son varias, si bien nosotros recomendamos India, Filipinas (especialmente tras el trágico tsunami de 2013) o, especialmente, África. Evita las zonas de peligro del ébola como Nigeria y Congo y piérdete en Etiopía, Kenya o Malawai, lugares que siempre van a necesitar tu ayuda.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.